Libros

PortadaLibroLibro Baja Visión y Tecnología de la Información   

Libros

   AccesibilidadEducacion 2  Nada sobre nosotros. Sin nosotros.

 

 carlaMati

 

facebook linkedin youtube

Las personas con baja visión históricamente siempre han estado incluidas en la sociedad, pero eso ha dejado de ser así. Hace años que la desigualdad ante los ciudadanos y el resto de los demás tipos de discapacidades, ha llegado a ser cotidiano.

Las personas con baja visión no ven bien aunque usen gafas o se operen, no tienen ningún tipo de tratamiento para mejorar. No son ciegas pero ven lo suficiente como para desplazarse, ven personas pero no reconocen sus caras, ven objetos como para esquivarlos y no tropezar, sin saber qué es ni siquiera distinguir su color. Son personas con discapacidad porque disponen del certificado de grado de discapacidad que lo abala. En España miles de individuos, tantos como la cuarta parte del total de las personas con discapacidad, se encuentran en esta situación.

La desigualdad ha provocado que se aplique un impuesto más alto y no se subvencionen los productos de apoyo para la visión como así ocurre a los del resto de discapacidades. Al mismo tiempo la tecnología, la educación, la cultura, incluso el trabajo pueden llagar a adaptarse para las personas con discapacidad excepto para la baja visión.

Se ha llegado a una situación donde las personas ciegas pueden ejercer el voto y detectar monedas de manera autónoma y por el contrario, las personas con resto de visión necesitan ayuda de terceros para llevar a cabo el voto y hasta para separar las monedas.

No se trata de hacer un discurso Victimista, se trata de mostrar la realidad de lo que les sucede a las personas con resto visual.

La desigualdad hacia las personas con baja visión lleva ejerciéndose de forma continuada desde hace mucho tiempo, y se ha convertido en una exclusión social. Y no sólo una exclusión socioeconómica, la de “no tienes”, sino exclusión sociocultural y política, la de “no existes” que les tiene invisibilizadas y afectadas por la falta de oportunidades.

Si lo que necesitas es ...

*